e-mail enviado ante una propuesta de mi ex-empresa.

Te voy a contestar y te pido disculpas por no haberlo hecho antes. Pero es que estuve deliberando y tenía sentimiento encontrados.
No voy a colaborar con vosotros. ¿El motivo?. No estoy dispuesta a seguir trabajando por adelantado. Nunca me ha importado el dinero (en gran medida), pero me han hecho ver que lo que no puedo permitirme es ir a trabajar para vosotros adelantando mi trabajo y mi dinero. Porque los desplazamientos a Oviedo me los pago yo, igual que las comidas. Por un lado debo agradecer que me dejarais la tarjeta del párking los días que fui a ayudar con los xml. Por otro debo decir que gasté gasoil y comida y me metí 6 viajes de 45 km cada uno, que poco o mucho, son km que yo me he comido sin recibir ni un euro por ello. Igual que los días que fui a cambiar cd’s. Días en que incluso mentí sobre la naturaleza del trabajo y sobre lo que se me pagaba porque si no tendría que aguantar las charlas de mi padre. Me sabe mal decir esto, pero el principal motivo que tengo para no hacer esta colaboración con vosotros es no sentir que mi trabajo se remunera adecuadamente. Aún tengo sentimientos de incredulidad al saber que no se me deben vacaciones, ni liquidación ni nada de nada. Como personas no tengo nada en contra de vosotros, y menos de ti. Pero en ese sentido si. Pagáis siempre… pero quizás demasiado tarde. Yo tengo la conciencia tranquila porque creo que cumplí con mi contrato, ¿pude haber hecho más? seguramente, pero también mucho menos.
Así que mi respuesta es la misma que la de Dani, si no hay dinero yo no escribo ni una letra. Y apostillo otra cosa (aunque en el fondo me joda decirlo así) si no se me paga lo que se me debe del mes de agosto, de las 3 semanas de vacaciones que no disfruté y la liquidación (sea mucha o poca es mía) no escribiré nada. Y lo de las horas extras igual lo dejamos pa prao porque ya sería pedir peras al olmo.
Siento de veras haber dicho esto y haberlo hecho por este medio. Debería haber cogido el teléfono y haber dado la cara. Pero como en el fondo soy más blanda de lo que parece me daba que si lo hacía me acabaríais convenciendo y he prometido que ya no más. Así que… espero que os vaya bien. Y no es una ironía. Hubo cosas malas pero también las hubo muy buenas.Rebeca.

Sigo aburrida

¡Joder qué vida!
Llevo dos días bastante aburridos. Ya terminé todos los guiones y estoy a la espera de correcciones y peticiones de ampliaciones que nunca llegan. Lo peor de todo es que tengo que hacer como si trabajara porque mi jefe insiste e insiste en que les de otra vuelta. ¿Qué coño de vuelta les voy a dar si ya los he enviao al ministerio y me dejaron muy claro que estaba cerrado y a la espera de correcciones?. Y no es que no se las haya dao antes de entregarlos. Algunos los corregí unas quince veces. En fin… mi jefe es un inepto.
Hoy la jefa de producción sentóse al mi lao a llamar por teléfono (tengo la mala suerte de estar en disposición de uno de los inalámbricos de la empresa que se coloca sobre mi mesa) y yo negra. La tía estuvo ahí durante unas dos horas y yo no podía hacer otra cosa que dar vueltes por lo que ya tenía hecho y mordeme la lengua pa no dormime (en ocasiones llegué a saborear mi propia sangre).
En alguna ocasión perdía la batalla y cerrabénseme los ojos, entonces Rubén tosía fuerte o me movía la mesa de una patada para que me despertara. Lo curioso es que luego me puse a contemplar a uno de los programadores (y webmaster) de la empresa, que se sienta frente a mi, y le estaba pasando lo mismo. El tío (le llamamos Javione) llevaba puestos unos cascos de los que tapan toda la oreja y tenía la boca abierta de tal manera que el labio inferior casi tocaba el teclado del ordenata. De vez en cuando se le cerraban los ojos y se le iba un pelín la cabeza hacia el pecho, aguantaba unos segundos así y después levantaba el tarro de golpe. Lanzaba una mirada furtiva a la jefa, miraba pa la pantalla y luego pa nosotros mientras soltaba una risita. Le miré varias veces, entre mordisco y mordisco a mi lengua. Y si yo misma no me hubiese estado durmiendo, me habría partido el culo de risa.
Pero lo pasé mal.
Encima en esta oficina hace un calor infernal. Tenemos todas las ventanas abiertas y no corre ni un poquito de aire. Menos mal que ya en diez minutos me piro. Espero que los del ministerio me contesten por lo menos el lunes (llevo esperando ya más de ocho días) porque si no me va a dar algo.
Quizás mañana deje de morderme la lengua y pase a pellizcarme los muslos.

Aburrimiento

Qué cosa tan puta el aburrimientu.
Pero gracies a él gané una apuesta hace 20 segundos.
Rubén, el compañero de trabajo que se sienta a mi izquierda, me apostó que no era capaz de partir un lápiz “Staedtler 2HB” de unos 8 cm de longitud con una sola mano. Me lo apostó porque aún no me conoce lo suficiente, si no jamás lo habría hecho.
Hice dos intentonas y lo dejé.
El lápiz era mucho más duro de lo que parecía y toda la oficina se partía el culo con mi fracaso.
Otros dos compañeros (hombretones de 100 kg) lo intentaron y no fueron capaces.
Estaba visto que no es que yo fuera una inútil, es que es complicado partirlo con una sola mano y sin hacer apoyo en ningún sitio.
Rubén no me dejaba en paz. Que si era una blandengue, que si no comía chorizu, que patatín, que patatán…
Entonces me mosqueé.
Los que me conozcáis ya sabréis que fruncí los labios y las cejas y resoplé.
Agarré el lápiz, lo monté sobre los tres dedos centrales de mi mano derecha e hice presión con el pulgar usando de punto de apoyo el meñique.
Empecé a enrojecer, mis compañeros se reían y el lápiz no se partía.
Inspiré profundamente, hice un último esfuerzo y… ¡¡¡CRACK!!! se partió en dos.
Sin decir nada he puesto las dos mitades del lápiz en un adorno con cristales de colores que hay encima de una mesa para que todo el mundo que entre en la oficina recuerde mi hazaña.
Todos se callaron la puta boca.
¡Qué sería de la vida sin estas pequeñas hazañas que nos hacen sentirnos tan grandes!

Un coche nuevu de 16 años

Ah, por cierto, compré el coche. Tien dieciséis años, ye gris, de tres puertes, de gasoil, con 110cv, elevalunas, cierre centralizado, cd, llantes de aleación… y cuando pases de 2700 r.p.m. marchai la eléctricidad del salpicaderu y deja de marcar revoluciones, velocidad y gasolina, a parte de apagásei to les lucines. Y la ventanilla del conductor haz un ruidu bastante molestu cuando la bajes y la subes. Y la llave solo vale pa arrancar y pa abrir la puerta del conductor (menos mal que ta centralizao que si no) y el frontal de la radio ta pegau con celo porque me lu arranco un amigu de mi padre y si pisaba un bache la radio diba a tomar por culo. Y a les llantes falteni unos cachos tremendos. Pero aún así ye míu, paguelu yo y anda de puta madre a parte de gastar muy poco. Toy encantá. Y ye un Golf, un Golf III de dieciséis años pero Golf al fin y al cabo. Y ¿qué pasa con el Golf? pues nada, que yo desde que tengo uso de razón siempre quise tener uno. No sé por qué. Pero me obsesioné con ese coche. De hecho siempre ahorraba calculando para el coche y decía… si el Golf vale 3 millones y medio de pesetes y yo tengo 25.000 pesetes… igual me dá pa una rueda. Y coses del destino. Tenía un dinero ahorrao y fui a preguntar por coches de 2º mano, dabáme igual la marca, el modelo, el añu y el color, yo solo quería un coche que andara. Enseñarónme unos cuantos pero eren tos demasiao nuevos y el más baratu era de 5.000 y picu euros. Tenía que gastar to lo que tenía ahorrao e incluso, en algunos casos, pedir al banco. Así que dije que no. El tío pregúntame que cuanto quiero gastar. Contesté que bastante menos. Y él dijo que tenía un Golf por 3000 €. Y me lu compré, en parte porque me dieron bastantes garantíes (que tengo que explotar pa la ventanilla y pa el salpicaderu), en parte porque el Golf siempre me gustó y en parte porque fue como si el destino, Dios, o el tío del taller me lu hubiera puesto ahí, en esi momento, a esi preciu, pa mí. (Que idiota soy). No pude dejalu. Ya pondré una foto de mi viejo “coche nuevo”.

Estoy triste

Hoy han matado a Otto.
Y diréis ¿quién es Otto? pues es, o mejor era, mi perro. Tenía 13 años y un cáncer en el estómago que ya no le permitía ni saltar. Le llevamos a la clínica veterinaria y nos dijeron que no merecía la pena ni medicarlo ni operarlo. El cáncer estaba demasiado extendido. Así que inyección letal y se esfumó. Como lágrimas en la lluvia, que diría un replicante. La cáscara se quedó vacía. Adiós Ottín, fuiste un buen perro. Un poco hijoputa pero un buen perro. Mierda de vida.
Bueno hubo dos muertes, también se murió el málaga de mi padre. ¡Por fin! después de 23 años y la de mi madre de kilómetros se murió.Ahora me compro un coche y que el Che pague el seguro.
Llegamos a un acuerdo, él paga lo mismo que pagaba por el málaga y se queda con una copia de las llaves pa usarlo cuando le de la gana. Y, por supuesto, el coche… lo costea la nena. Pa que luego digan que soy el ojo derecho del Che… si es verdad no me imagino cómo vive el izquierdo.
Hay que joderse.

Postresaca

Y ganamos y se acabó la maldición de cuartos y Torres se convirtió en el nuevo Raúl (un nuevo tumor,  y algún día nos arrepentiremos de haberlo dejado crecer y creerse mucho más de lo que en realidad es) y Puyol repartió cervezas en el autobús descapotable y Villa escanció unos culetes y fue pichichi e Iker ascendió a los altares y Luis pasó a ser EL SABIO, así con mayúsculas y un jugador negro y brasileño fue más español que uno de Matalascañas. Y Cesc quiere venir a España y Reina es el nuevo chiquito y yo los quiero a todos porque me han dado un mes maravilloso. Un mes en el que llevar la bandera de España no es ser facha, es ser ESPAÑOL. Y en el que los del Madrid alababan a Xavi, Iniesta y Puyol y los del Barça adoraban a Casillas y admiraban a Ramos, nuestro tarzán particular. Un mes en el que no hubo dos españas, hubo una, la que decía que podíamos. La que confiaba en que ahora sí, ahora tenía que caer. Una España que estaba orgullosa de sus españoles y unos españoles orgullosos de su España. Y lo conseguimos, ellos lo consiguieron y nos arrastraron a su triunfo. España ya no da pena, da miedo. Y la única lástima fue que no fuera un mundial.
Porque ¿sabéis qué?
Hubiéramos podido.
!!!ENHORABUENA A LA FURIA ROJA!!!