El curioso caso de Benjamin Button, otra vez

Sé que puede resultar pesado y agobiante, pero ante el poco caso que me han hecho todos mis conocidos, me veo obligada a escribir de nuevo sobre esta película. A ver si consigo que vayan al cine. De momento sólo fue una persona, una compañera de trabajo que tiene encefalograma plano y, por lo tanto, no cuenta. Veamos ¿por dónde empiezo?.
Empecemos por decir que Fincher ha marcado un punto de inflexión en la historia del cine, habrá un antes y un después de esta película. Quizá no repentino pero sí que se notará de manera gradual. Ha consolidado un nuevo estilo, una visión del cine como arte total y definitivo. Ha abierto las puertas a un futuro que ya no se ve tan digital y que ya no extermina a los actores de carne y hueso como base principal de una historia edificada sobre efectos digitales. Romper parámetros, casillas y convencionalismos no es fácil. Pero Fincher estaba acostúmbrado a hacerlo. A lo que no estaba acostúmbrado era a aúnar las buenas críticas con el respaldo unánime del público. Con esta película lo ha conseguido. Y se lo merece. El público se encuentra con un guión de rasgos fuertes, una historia bien engarzada y cuyo hilo fundamental de unión es un hecho ficticio que suprime la posibilidad de incredulidades o escepticismos sobre el desarrollo de la historia. Si aceptas que Benjamin rejuvenezca en lugar de envejecer (y debes aceptarlo en los primeros 15 minutos) estás preparado para olvidarte de todo y creerte de pe a pá la historia completa, concentrando toda tu atención en el amor imposible entre dos personas que marchan por el mismo camino pero en sentidos diferentes. Hay un punto en ese camino en el que ambos coinciden, y ahí es donde la película podría caer en el melodrama telefílmico, pero Fincher no se regocija en el amor, la pasión o la pérdida. Esta, en el fondo, no es la historia del amor imposible, si no la historia de una vida extraordinaria y de un hombre extraordinario, y de cómo ese amor marca todos los aspectos de su vida. Así que ese punto en medio del camino, es sólo una etapa más en el intento de contarla vida de un hombre en poco menos de tres horas. La línea de narración establecida es compleja pero agradecida porque une momentos de históricos con el drama íntimo que viven sus personajes, penetra en los entresijos íntimos de la historia, y sale de ellos, cuando lo desea y con un dominio de los tiempos y una sencillez absolutos.
El diseñador de producción, diseñador, director artístico, etc… ha sido (o han sido), en su mayor parte, reemplazados por los diseñador gráficos, animadores, programadores y compañía. Pero bajo la supervisión total y absoluta de un artista. He aquí la importancia de la visión de Fincher, que recurre a los efectos digitales únicamente cuando de verdad los necesita, y que logra una fotografía perfecta, una dirección de arte perfecta, un montaje perfecto y una obra maestra del cine.
El trabajo de maquillaje es (en mi opinión) el mejor hecho que haya habido en película alguna jamás, se encarga de rejuvencer y envejecer a todo un elenco. Y no hay un ahora jóvenes y ahora viejos. No, sería demasiado fácil. El cambio es imperceptible, gradual, de tal forma, que la transformación se aprecia levemente sobre sus rostros. Es perfecto. En esos momentos, recuerdas, por ejemplo, "Brockeback Mountain" y te das cuenta de lo increíble que resulta el trabajo de caracterización en esta película.
La banda sonora está totalmente compenetrada con la trama, no desentona en ningún momento. Y el sonido es firme e inmejorable. Aunque sólo fuera por este apartado, ya habría que ir a verla al cine.
La actriz negra que encarna a la "madre" de Benjamin hace un papel encomiable. Un personaje lleno de vida pero rodeado constantemente de muerte. Cada uno de sus movimientos y su andar, glorioso y eterno, son todo un canto a la creación. Literatura corporal pura y dura. (¿Por qué no se merece un Oscar ella y sí Penélope Cruz?). De Brad voy a decir poco, porque será tentador descalificar todas mis opiniones basándose en mi adoración por este hombre. Pero sí diré que difícilmente alguien encarnará a un niño de ocho años encerrado en el cuerpo de un hombre de ochenta con la ternura, la curiosidad, la emoción, y el cariño con los que él lo ha hecho. Cada una de las miradas de ese anciano/niño son un grito a la vida, son un llamamiento a la esperanza.
Lo que vemos en "EL curioso caso de Benjamin Button" es un conjunto de ciencias y artes; de acción real, maquillaje y efectos digitales, dominados por un demiurgo de mano firme. No es psoble separar una cosa de la otra según la forma en la que se ha elaborado cada punto. Lo que vemos es una obra de arte que transforma cuentos en realidad y fábulas en vidas.
Para el cine (para los que hacen las películas, en especial para quienes las pagan) el mensaje está muy claro: NO HAY VUELTA ATRÁS, ESTE ES EL FUTURO. Para el público, la cuestión es más sútil y complicada porque estamos ante una película compleja. Una película que disecciona el tiempo. Y el tiempo es uno de los factores más importantes de una vida, el cómo usarlo es a menudo algo difícil de discernir puesto que el tiempo no es algo contra lo que debamos o podamos luchar, sino el escenario sobre el que desarrollar nuestras luchas. Un escenario infinito, una percepción, en la cual la vida aparece y desaparece constantemente. Los minutos, las horas y los años, son la fórmula en la que administramos nuestra existencia. Y resulta que la existencia de cada cual es distinta. El mensaje más importante que yo saco de esta película (y dicho por el propio Benjamin) es: "Vivir la vida que queramos, y si no nos sale bien, tener el valor de volver a empezar", total, mientras haya tiempo, hay esperanza.
Y ahora a ver si vais a verla. Yo me he dejado los dedos y medio cerebro escribiendo esto de la que, para mí, es la mejor película de la historia del cine.Es CINE.
Anuncios

14 Respuestas a “El curioso caso de Benjamin Button, otra vez

  1. Jeje cuidadin que esa compañera de encefalograma plano cualquier día se entera que tienes un blog y le da por echarle una hojeada… Aunque supongo que ni se enteraría de que hablas de ella. Por lo que respecta al curioso caso de BB iré a verla hoy. Estuve a punto de ir el jueves, y también el sábado, pero las circunstancias lo impidieron; no es que no me tome en serio tu recomendación, además, una peli de David Fincher no me la perdería aunque me dijeras que es el mayor truño jamás contado 🙂

  2. No puedo decir que sea mi película favorita de todos los tiempos, pero hacía mucho que no me emocionaba tanto una. Salí del cine como en una nube, de hecho, al salir de la sala estaba desorientado, durante unos segundos no supe hacia donde tenía que ir (Y me conozco esos cines como la palma de mi mano) Es curioso como la emoción contenida se acumula en forma de nudo en la garganta, presionando de tal forma que casi hasta duele. Me subió de golpe con la secuencia final de la peli, pero no por que me pareciera triste, todo lo contrario, es un final feliz, muy conmovedor.También me impresionaron los fx, sobretodo los rejuvenecimientos, aunque no diría que se ha alcanzado la perfección. Llegué a notarlos en algún momento, claro que yo tengo ojo clínico para eso, por desgracia, pero en nungún caso empañaron mi percepción de la película. Obra maestra. Un 10.

  3. He de decir que para que sea mi película favorita… ¿te acuerdas de "Entrevista con el vampiro"? las cosas que te calan en la infancia te calan más hondamente que ninguna otra. Pero esta será mi película de cabecera. Así como mi libro de cabecera es "La hora del vampiro". También me influyó que el protagonista fuera Brad Pitt y que, por una vez, haya hecho una actuación perfecta. No podría haber otro Benjamin Button mejor.

  4. Bueno, la influencia de Brad Pitt en tu opinión yo la calificaría de notoria. No te veo haciendo la misma crítica con Jared Leto de protagonista ;p

  5. Es que Jared Letto no podría ser Benjamin Button. Sería un despropósito. Ahora mismo no me imagino otro Benjamin Button. Si Indiana Jones es Harrison Ford, el pistolero taciturno es Clint Eastwood y Benjamin Button es Brad Pitt. El resto…

  6. El domingo pasado vi Benjamin Button. digo vi porque aunque fuimos 4 parejas de amigos la única que vio la película soy yo y debo decir que aunque me fastidió que se tiraran toda la película cuchicheando, riéndose por lo bajini y me hicieran levantarme 20 veces para salir al baño o para ir a fumar..la película, sencillamente me encantó. no he llorado tanto al final como en esa película,quizás sea que acabo de ser madre y esté más sensible o quizás porque no me agrade la idea de terminar la vida como en realidad se empieza,pero fueron unas lágrimas que me sentaron de puta madre porque la película me encantó. Siento que no así al resto de mi grupo. por cierto ese momento moto de Brad Pitt a lo James Dean es de los que dejan huella…ay…Aunque Rebe nunca me podré olvidar de aquella Oceans Eleven, tú y yo en el cine en Gijón, aquella tarde lluviosa con nuestras palomitas y con los pies encima de las butacas de los de delante..con la sala increíblemente vacía, solo rodeadas de actores como la copa un pino y encima guapos, y como cuando salía el malo, Andy García, le tirábamos palomitas a la pantalla!!!!! ya ha llovido desde entonces eh? un besin muy grande.Siempre tuya..San.

  7. A ver disculpas por que no s\’e porqu\’e los acentos no me salen cuando deben, as\’i que los suprimir\’e. No se que arme aqui pero bueno. Vimos la pelicula el dia del estreno, Carmen, Sami, Peque y yo. Gustonos mucho y aplaudi cuando por fin despues de dos horas y media de pelicula Brad Pitt se convirtio en el bollo que es, en la peli de treinta a;os , en la realidad sus cuarenta y algo. tampoco por lo que se ve tengo n espa;ola ay dios se me desconfiguro el ordenata. Bueno pues decite que me gusto mucho la fotografia, que no se notara por mucho que me fijara en el cuello de Brad, los efectos especiales cuando tenia un cuerpecillo de paisano de 90 a;os. Luego me encanto el maquillaje en cuanto caracterizacion de edades y el vesturario, tambien los exteriores…pero como siempre hay un pero…Coincidimos en que nos recordo muchisimo a Forrest Gump, quizas porque el guonista es el mismo. Benjamin es un ni;o especial como Forrest, tuvo un amor semi/imposible como Jenny en Forrest y un amigo exactamente igual de hablador que Bubba. La zona en la que estaba ubicada la pelicula era similar, barrios negros como en Forrest. El mismo modo de implicar la pelicula en la historia real, igual que Forrest se fue a la guerra. Luego la se;ora vieja narrando nos recordo a la protagonista tambien narradora de Titanic y hubo un claro plagie a Amelie en el juego de coincidencias hasta que Cate Blanchet fue atropellada. Supongo que son recursos que se tienen, si una vez funciono porque no dos. El guionista en cierta manera ha repetido los patrones. Es normal, como cuando a una cancion se le pone un ritmo pegadizo para que inconscientemente no te olvides de el. Pero bueno, estuvo bien, aunque me quedo con Forrest. jiji que te parece, un beso, saludos, gledys.

  8. Dani, Dani, Dani. Sé perfectamente lo que significa despropósito. Un despropósito es algo dicho o hecho inoportuno o fuera de razón de sentido o de conveniencia. Puede utilizarse como sinónimo de malo (para calificar) o de absurdo. Por lo tanto creo que utilizo perfectamente esta palabra que es una de mis favoritas a la hora de descalificar alguna cosa. 😉

  9. A ver. San, me acuerdo de "Ocean\’s eleven" y me gustó el momento (yo diría "Easy Rider") de Brad Pitt en moto. Y yo no fui madre y me emocioné muchísimo con esta peli. Es de las que emocionan. Y Gladys, que curioso. Justo después de que un amigo viera la peli me dijo lo de "Forrest Gump" y hemos llegado (bueno llegó él yo le he tenido que dar la razón) a la conclusión de que David Fincher es fan de "Forrest Gump". Incluso en "El club de la lucha", el personaje de Brad Pitt le dice a un tío: "Corre, Forrest, corre". Pero a mi modo de ver esta película supera a la otra aunque "Forrest" está muy bien. Muy muy bien. Puede que coja la base de "Forrest Gump", pero la eleva y la supera con creces. No es que todas las demás grandes películas de la historia desmerezcan frente a esta, lo que pasa es que "Benjamin" no tiene ningún fallo, no hay nada que falte, no hay nada que sobre. Es redonda. Y eso, hasta el momento, ha estado al alcance de muy pocos. (Se me ocurre alguna, pero cómo además en esta está Brad Pitt para mí es la mejor y punto). Lo de Amelie ya lo había escuchado y me dediqué a desmontarlo punto por punto en un blog. Hay muchas películas que explican hechos con ese recurso, lo que pasa es que Amelié se basa casi exclusivamente en eso. Si sirve de algo a mí no me gustó demasiado, me pareció facilona, demasiado facilona. Pero puedo aceptar que la compares y que te recuerde a ella. Y chica, que quieres que te diga, compararme la narradora con la de "Titanic"… hasta ahí podíamos llegar!!! Eso sí que no. Narradores ha habido, hay y habrá muchos en la historia del cine. No porque una película sea narrada por una vieja (que de hecho no lo está, está narrada por Benjamin, la vieja solamente hace aclaraciones sobre la historia que su hija lee) ya se copia, homenajea, o lo que sea a "Titanic". Así que… estoy de acuerdo contigo en todo menos en lo de que se parece a "Titanic".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s