San Isidro

El sábado fui a esquiar a San Isidro. Hacía bastante que no iba un fin de semana, algo así como cuatro años. He llegado a una conclusión, el 95% de los usuarios son gilipollas. Mi equipo es viejo, viejo, más bien antediluviano. El seis de enero cumple 14 años y muhcas horas de uso, se recorrió conmigo medio Pirineo. Mi traje es viejo (bueno tengo un pantalón nuevo regalo de una amiga y una chaqueta del año pasao, pero el resto es viejo) y la chupa que llevaba tiene unos ocho años. Y no voy a calcular más. El caso es que los demás no van a esquiar, van a lucir esquís y traje. Hay gente que los ves en la cola de la silla y piensas: ¡Joder, qué esquís y joder qué traje! y llegas a la conclusión de seguirle para aprender de él. Y llegas arriba y esperas a que empiece el descenso y es entonces cuando llega la desilusión. No tiene ni puta idea, tirarse se tira pero nada más. Si hace un giro lo hace mal, los brazos abiertos como un espantapájaros y encima, cuando le adelantas te mira mal. Y si te encuentra en la silla te echa un vistazo de arriba abajo y parece pensar: ¿Y esta pobretona qué hace aquí?. Pues esquiar capullo que el que sabe esquiar lo hace igual de bien sobre unos esquís de 1500 euracos que sobre unos tablones de maera. Y punto. Iba a comprarme unos esquís pero ahora, por principio, iré toda la temporada con los que tengo y reivindicaré que el esquí no es un deporte de pijos, porque los pijos no van a esquiar, van a lucir equipo. Y punto. Qué asqueada que estoy. Cada día me alegro más de ser una obrera y de pueblo.