RARO

Ayer pasóme algo muy raro en el curro. Subí al ascensor de un edificio que visito mucho porque en él vive un cliente asiduo, la subida fue bien.
– Hola, ¿qué tal?
– Tirando y hasta el culo de repartir
– Normal con esti día, ¿Llueve?
– Sí llueve bastante, pero bueno como ya lleva dos semanes y picu lloviendo sin parar…acostúmbreste.
– Caro, ¿cuánto ye?
– Siete con veinte
– Deja la vuelta
– Ta luego y gracies
– De ná, ta luego
Subo al mismu ascensor y doy al botón del bajo. Cuando se abre la puerta ta to muy negro, pero negro de cojones, eso ye raro son les tres de la tarde por oscuru que te el día ¿cómo pué tar tan negru el portal?. Quedo unos segundos indecisa, dentro del ascensor. Doy dos pasos fuera y veo un cachu de escayola o pladur tirau frente a mi y unos cartones, levanto la mano pa tocar una paré, una llave de la luz, algo…no hay ná. En la paré que rodea al ascensor tien que haber una luz, no hay ná, o tengo demasiao mieu como pa buscar lo suficiente. Entro al ascensor porque eso no ye el portal, miro el tableru de los números. Cojones, seguro que me equivoqué y dí al botón de les carboneres o la ostia. Pues no. Debajo del botón del bajo no hay ná. Ni siquiera el cuadrao esi pa meter la llave. El edificio tien cinco pisos y el bajo, que ye el putu portal. Toy poniéndome nerviosa. Apreto el botón del bajo, no pasa ná. Apreto otra vez, ná. Ahora toy dandoi osties al putu botón, no pasaron más de tres segundos pero ya toy mala. Soy claustrofóbica y toy dentro de un ascensor cuyes puertes tan abiertes pero frente a la ¿nada?. Como últimu recurso antes de dar al botón de la campana, y quedar como una gilipollas integral con miedo a la oscuridá, apreto el botón del primero. Cierrénse les puertes, el acensor muévese y abrése la puerta en… el primer pisu. Ahora podía volver apretar el botón del bajo, pero no. Si se abren les puertes en el mismu sitiu que antes, dame mal. Bajo por la escalera. El portal tá onde siempre y como siempre. Busco la puerta que da al bajo. No la hay. Hay tres puertes interiores en el portal. Una ye el armariu de los contadores, otra ye un cuartucu con coses pa limpiar (cubu, fregona, lejía…) y el últimu una sala con cuatro o cinco bicicletes por ahí esparcíes. Na más. Salgo del portal y fíjome en les fachaes, no hay más puertes, ni portón de cochera, ni ná.
Son viviendes de protección oficial, delante del portal hay un parcucu con cuatro columpios y unes guajes de catorce o quince años tan ahí charrando. Arrímome a elles.
– Oye… ¿Vivís aquí?
– Sí
– ¿Ónde ta la puerta de les carboneres?
– ¿Qué carboneres?
– El sótano
– No hay sótano
– ¿No hay sótano?. ¿Y sala de caldera o algo de eso?
– No
– Debajo del portal ¿No hay ná?
– Que yo sepa no
– Vale… gracies
Monté en la furgoneta y lárgueme de allí cagando leches. Según mi humilde cerebro hay tres posibilidades.
1ª El delirium tremens, del sábado pal domingo dormí dos hores y taba borracha como una perra, puede que a las tres siguiera con alcohol en la sangre y delirara.
2ª Que fuera el hueco que hay debajo del ascensor (esta me parez la más plausible). El hueco esi que tien pa paraes de emergencia y demás parafernalia.
3ª Que diera un pasu en un universo paralelu o la puta su madre.
Lo que tengo claro ye que a esi ascensor no subo más y eso que el cliente vive en un cuarto. Hoy volví a llevai comida y subí andando. Llegué to afogá a la puerta.
– ¿Cómo llegues tan afogá?
– Porque subí andando
– ¿Tá estropeáu el ascensor?
– No
– ¿Entos?
– Nunca se sabe en que sitiu se van a abrir les puertes
El tío quedó mirándome con una cara de flipau tremenda. Yo garré les perres y lárgueme pitando. Tovía curro hasta el domingo, espero que pida poques veces. No me gusta esi edificio.
Anuncios

Una respuesta a “RARO

  1. Es una buena historia para un relato, sobretodo sopesando la opción 3, podría ser un buen episodio de En los límites de la realidad. Acabo de terminar "En la carretera", me lo he leído del tirón, es posible que sea la primera vez en mi vida que lo hago con un libro de 200 paginas, pero es que es muy difícil dejarlo! Eso si, hay algunas palabrejas que no había escuchado nunca, yo creo que el traductor se pasó un poco buceando en el diccionario. Desde luego, pura poesía en prosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s